jueves, 21 de abril de 2016

ANILLOS CICLISTAS., para Oviedo. UNA PROPUESTA DE FUTURO

anillo-ciclista-madrid2

Los Anillos Ciclistas y los Anillos Verdes que nacieron de forma tímida en diversas latitudes: Madrid, Rioja, Asturias, casi siempre relacionados con el ciclismo «verde», muy ligado en los primeros momentos a las Sendas Verdes y Sendas Fluviales, fue traspasando su idiosincrasia  a los límites urbanos, no solo como alternativa urbana a la presencia de los coches,  emplazando en sus diseños y reivindicaciones no solo la bici sino otros conceptos de movilidad conformando en suma  lo que se venido llamando un ANILLO.VERDE

Pues bien, estas ideas un tanto añejas, guardadas como ropa vieja o pasada de moda en el armario,  están siendo recuperadas por las jóvenes generaciones de políticos y gestores como Ignacio Fernández del Páramo, edil de Urbanismo de Oviedo, y componente de variopinto abanico de 15 M , que en Oviedo se aglutina en torno a «Somos».

Esta claro que el horizonte de prospectiva es corto, y hay que tirar del armario ropero  que durante años nos sirvieron a otros para ir guardando nuestras viejas utopías que actuaron en más de una ocasión como espada de Damocles,  avanzando más bien poco, como puede verse claramente en  el desarrollo de este tipo de ideas en Asturias
.Articulo OViedo

En Gijón tras años de experiencias desde la decada de los 80 con proyectos muy alternativos como  Bici Escuela, u otras  actividades reivindicativas  como la red de aparcamiento para bicis, carriles bici, o la bici al tren, o los carriles bici o y la recuperación del Muro como zona de ocio y deporte,  fue en suma toda un tira y afloja  bajo la egida socialista, siendo incapaces de mover la voluntades políticas para que se nos otorgara algo de toda aquella pléyade de reivindicaciones que teníamos en la moyera y en nuestras agendas revindicativas.

Tal vez mencionar como algo digno, y que a nivel regional nos puede salvar de tanto desastre, fue  el proyecto que lancé desde Alborá Bici Ecologista, la recuperación de la vieja plataforma ferroviaria del Trubia que se convertiría andado el tiempo  con un pequeño proyecto que entregué al Presidente Silva Cinfuegos, que luego se convertiría en la famosa Senda del Oso, y poco más se conseguiría.

Y sin embargo, hoy ya en clave urbana, con un extraño gobierno como es el de Foro de Gijón , y agolpe de mucha imaginación para campañas de marketing  ciclista, como la de 30 dias en Bici, digamos que se juntó el hambre con las ganas de comer, y en poco tiempo Gijón ha articulado toda una serie de actuaciones ciclistas, como jamás se ha visto en la ciudad, es cierto que no responde a un proyecto concebido y planificado, sino a una especie  toma y daca de aquí y de allá, mucho guirigay y tal vez menos nueces de lo que parece yu habrá que analizar en profundidad que va quedando detrás de todas estas bonitas campañas  narciclistas, aunque no cabe duda que la realidad es que Gijón hoy cuenta con kilómetros de carriles bicis y hasta el Muro cuenta con el suyo ,  aunque habrá que hablar algún momento de su uso,  perfil y diseño, pero la realidad ciclista ha cambiado y modelado la ciudad, se ven más bicis, el Muro tiene su carril, y hemos sido incapaces de modelar la cultura de la no segregación como sucede en otros países.

Sin embargo, Oviedo siempre fue más refractaria, a pesar del mando en plaza de un socialista como el de Antonio Masip, pero no con esas,  la ciudad, ni los socialistas, contaron con un proyecto verde para la ciudad, muy al contrario se apostaba por  ejemplo  dotar de coches de gran potencia y consumo como aquellos famosos Chrysler Voayager  los servicios municipales de la capital astur. Recuerdo cuadro fui a protestar ante el Sr. Alvaro Cuesta, que me miraba como si fuera un marciano, y por supuesto de aquella no eramos bien vistos por los dirigentes socialistas ovetenses. 

Es más en un arranque de progresismo y para ganar los titulares de prensa, el socialismo carbayón, al margen de los que movíamos el cotarro ciclista,  en una semana Oviedo tenía un carril bici por Ciudad Naranco, perfectamente pintado, eso si construido a modo de una permanente salto de bordillos, que como es de suponer se quedó en nada al poco tiempo, pues el motivo de esta acción ejemplar era para alcanzar la pista filandesa que  paradójicamente estaba prohibida para bicicletas.

Luego hubo otro proyecto como el de los Parques Periurbanos, en Asturias, que fue una gran idea, pero que los bikers ovetenses (Los Castrones) nunca mejor nombre tuvieron pusieron en bandeja ciertas filtraciones  al Sr. Mortera y junto con el Alcalde Gabino de Lorenzo,  acabaron con el pre-proyecto de iniciar desde el Monte del Naranco  todo un proyecto Verde a modo de Parque Periurbano desde el Principado de Asturias. La ambición política y sus tejemanejes acabaron con cuanta idea hubo al respecto, pues los posibles fielatos políticos para dar paso a un proyecto de este tipo pues defuncionaron la idea,

Y de esto debiera saberlo, el Sr. Fernández del Páramo para no caer en los problemas varios en los que siempre cae emboscado el Ayuntamiento de turno ante proyectos de esta naturaleza.

En fín, como técnico que he participado en el diseño de diversos Anillos Ciclista de la Montaña Central de  Asturias, La Rioja y Madrid,  (CiclaMadridf) o  el Plan Ciclista de Gijón, tengo claro los referentes, los problemas y zancadillas que puede sufrir estos ambiciosos proyectos en una región tan cainita como la asturiana.

Aunque  ya adelanto  que tal proyecto no debiera ser solo un plan , sino un proyecto de muy largo recorrido, de mucho fondo y que requiere presupuesto y voluntad política tenaz y firme, y sino que se lo pregunten a la ex. alcaldesa de Córdoba, que llegó a decir que nunca pensó que unas bicicletas le iban a dar tantos quebraderos de cabeza, como todos los problemas de trafico de Córdoba.


Pero animo al Sr. Fernández Páramo, para que coja el torete por los cuernos y vea que es capaz para ir enderezando algunos entuertos en el diseño de ciudad.

He dicho Victor Guerra